Smartcontracts

smartcontract

La tecnología que le dio sustento fue blockchain pero los smartcontracts eran mucho más antiguos

Los smartcontracts o contratos inteligente no son considerados como una orden legal entre dos partes, ni tampoco son freneticamente acuerdos que se toman inteligentemente entre dos personas. A pesar de que el nombre comparta en sí mismo la idea de ser listo, lo que es el smartcontract es un programa computacional con límites establecidos y con códigos informáticos que ejecutan una acción establecida bajo circunstancias dadas.

Lo interesante es que una vez puesto el contrato en la red blockchain, éste tiene la salvedad que se ejecuta ante cualquier pronóstico, simplificando procesos y sin hacer falta algun tipo de intermediario entre las partes involucradas (que pueden ser más de dos). Justamente esto es aún más interesante, porque lo hace carecer de autoridad central, las reglas están establecidas a priori y no se requiere alguien que fiscalice que se cumplan, ello optimiza y garantiza la confianza en el sistema.

 

Antes de que apareciera bitcoin, ya Nick Szabo en 1993 había comenzado a utilizar el concepto cuando propuso el cambio de los contratos tradicionales a este nuevo sistema, evidentemente el sistema tecnológico y la arquitectura no estaba dispuesta para un cambio trascendente como éste, por lo que su propuesta fue rechazada por la comunidad. En 1994 él definió los smartcontracts como “un protocolo informático capaz de ejecutar cláusulas de un contrato”.

Tras la llegada de bitcoin se construyeron los primeros smartcontract en la red blockchain pero éstos realmente carecían de valor. Si bien los primeros fueron en esta red no fue hasta el 2014 con la llegada de ethereum que se logró dar valor impresionante a los smartcontract y todas sus múltiples aplicaciones. Por esta razón también se hace la separación entre blockchains de primera y segunda generación.

 

Cómo funcionan y operan los smartcontract

Imagina que vas a una máquina dispensadora de galletas en la que insertas una moneda, aprietas un código y ésta maquinita te suelta el paquete para que tú lo retires. Esta acción es completamente programada anteriormente, posee un costo y además obtienes un resultado. Lo mismo pasa con los smartcontract, existe un proceso que se sigue al pie de la letra y está dispuesto en la máquina virtual de la blockchain a la que está aadscrita.

En este ejemplo Bob quiere vender su casa y para no ir ante un abogado, ni un juez, ni tampoco alguna otra autoridad, prefija las cláusulas dentro de un smartcontract y ofrece al público de vendedores su vivienda. John por su parte quiere comprar la casa y se da cuenta que cumple con los requisitos que se prefijan en el contrato – Uno que establecía que “salía tantos Bitcoins”, “esta ubicada en la SiempreViva 742 de Sprienfield” y “automáticamente pasa a ser propiedad de quién pague los bitcoins”.

El smartcontract recibe los activos involucrados, y posteriormente ante la transacción puede hacer transferencias debidas de los títulos involucrados. Esto es, el traspaso de la vivienda bajo una escritura digitalizada y una propiedad que pasó a tener nuevos dueños.

smartcontract

Ya explicada la mecánica práctica y teórica de los smartcontract pasamos a la explicación técnica:

Los smartcontract podría tratarse como un user que posee cuenta validada dentro de la red, por lo que acepta y puede enviar transacciones; no obstante, no está administrado por un ocupante único, sino por sí mismos cuando nacen ya están programados para ser “un ente” que envíe según condicionantes.

La lógica de procesos de la máquina dispensadora, Nick Szabo la programa y lo muestra en este artículo. Y así como existe este lenguaje de programación llamado solidity existen muchos otros, por ejemplo para programar en ethereum también está aceptado usar Vyper. Mientras que para otras redes blockchain pueden escribirse en otros lenguajes como por ejemplo Clarity para la red Stack.

Smartcontract la revolución de la blockchain

Cualquier persona puede escribir un contrato inteligente y programarlo en la red, sirve para infinitas aplicaciones el crear contratos. Recuerda tener una cantidad específica de cryptos para que así puedas cubrir los costos (o llamado también gas), y dar implementación a tus contratos, ellos pueden estar inscritos en blockchain de todo tipo y por lo general pueden considerarse API abiertas, esto quiere decir que puedes acceder a otros contratos inteligente desde su propio contrato .

Una gran limitación que también está inscrito en el artículo anterior es que ellos por sí solos no pueden tener acceso a eventos del mundo real porque no pueden enviar solicitudes http. Esto es así ya que confiar en información externa podría poner en jaque todo el sistema descentralizado perjudicando los algoritmos de consensos involucrados.

Hoy por hoy hay una variedad de soluciones que pueden incluir blockchain, y con ello smartcontract, por ejemplo la gestión digital de derechos de autor, que dentro de sus procesos, la gestión de licencias es atribuible al uso de cadena de bloques y smartcontract. Se tiene también el internet de las cosas, y los artefactos que operan con redes telemáticas, cuya consistencia en su quéhacer debe ser sin vulnerabilidades. 

En Chile se utilizó smartcontract para la compra/venta de acciones dentro de la bolsa de Santiago, lo que permitió optimizar procesos y reducir costes. Lo cierto es que estamos ante algo que promete acabar con la corrupción mundial y eliminar del sistema las brechas de confianza y equidad. Quizás no lo logre, pero y si lo logra?

¿Estás preparado para vivir la revolución de los smartcontract y el blockchain?